Ciática

El dolor que se irradia desde la columna lumbar a la nalga y baja por la parte posterior de la pierna es el sello distintivo de la ciática. En ocasiones el dolor de la ciática en los hombres viene provocado por sentarse sobre una cartera.

El nervio ciático es el nervio más largo del cuerpo humano. Sale de la pelvis, atraviesa la cadera y las nalgas y baja por cada una de las piernas. El nervio ciático se divide en dos nervios más pequeños al bajar por las piernas y proporciona sensibilidad a los muslos, las piernas y los pies, y controla a la vez muchos de los músculos de las pantorrillas. El término “ciática” se refiere al dolor que se irradia a lo largo del recorrido de este nervio.

¿Qué provoca la ciática?

La ciática es en realidad una señal de que existe un problema subyacente que está presionando un nervio en zona lumbar. La causa más habitual de la compresión de este nervio es un abombamiento o una hernia en un disco lumbar. El síndrome del piriforme es otra causa frecuente de la ciática. El piriforme es un músculo que se encuentra justo encima del nervio ciático. Si este músculo se tensa o sufre una contractura, presiona directamente el nervio ciático.

¿Cómo sé si tengo ciática?

Como hemos dicho anteriormente, el dolor que se irradia desde la columna lumbar a la nalga y baja por la parte posterior de la pierna es el sello distintivo de la ciática. La ciática puede ir acompañada de entumecimiento, hormigueo y debilidad muscular en la pierna afectada. El dolor puede ser muy variable, desde una molestia leve hasta una sensación aguda de quemazón o incluso un malestar insoportable. A veces se percibe como una descarga eléctrica. El dolor de la ciática a menudo empieza gradualmente y se intensifica con el paso del tiempo. Es probable que empeore al estar sentado, al toser o al estornudar.