Dolor en el hombro

Los quiroprácticos siempre intentarán tratar el dolor en el hombro con los métodos más suaves posibles y sin medicamentos. El objetivo principal del tratamiento quiropráctico para el dolor de hombro es devolver el funcionamiento completo al hombro del paciente y, a la vez, reducir y eliminar el dolor provocado por la lesión.

El dolor en el hombro puede tener diferentes causas, desde una lesión sufrida en un accidente de coche a un problema crónico como la artritis. Los pacientes que tienen dolor en el hombro se pueden sorprender por la intensidad y la duración del dolor. La zona del hombro es tan fundamental para realizar las actividades cotidianas que tiene sentido tomarse en serio una lesión en el hombro y tratarla para evitar que se agrave la situación.

Síntomas
:

Algunas señales que indican que el dolor de hombro necesita atención inmediata pueden ser una disminución en la capacidad de sujetar objetos y en el funcionamiento del brazo, dolor en el hombro que persiste incluso cuando se está descansando, dolor en el hombro que dura más de un día o dos, y pinchazos o dolores no habituales en esa zona.

Diagnóstico:

La quiropráctica puede ser un tratamiento muy eficaz para el dolor de hombro, sea cual sea su causa. Un quiropráctico a menudo comenzará con un examen de la zona cervical del paciente, ya que el dolor en el hombro puede ser con frecuencia el resultado de un dolor “referido” desde el cuello. Si el dolor de hombro está relacionado con el cuello o se limita a la parte inferior del hombro, normalmente se puede tratar con métodos no invasivos de curación natural, como el tratamiento quiropráctico.

Tratamiento
:

El tratamiento para un hombro lesionado puede incluir la aplicación de calor o de compresas frías, la manipulación suave por parte del quiropráctico para ayudar al hombro a volver a su estado original de funcionamiento, y ejercicios suaves de estiramiento y fortalecimiento que el paciente puede realizar en casa.