Hacer cambios en el trabajo

La mayoría de enfermos de fibromialgia pueden continuar trabajando, pero es posible que tengan que realizar grandes cambios para poder hacerlo. Puede ser necesario reducir el número de horas en el trabajo, buscar un empleo que les permita tener un horario flexible o cambiarse a un puesto que exija menos esfuerzo físico. Muchas personas con fibromialgia necesitan sillas de oficina con un diseño especial, mesas ajustables u otras adaptaciones para poder seguir trabajando.