Lumbalgia

El ochenta por ciento de las personas sufren lumbalgia en algún momento de su vida. El dolor de espalda es el segundo motivo más habitual de visita a la consulta médica, solo superado por las infecciones de las vías respiratorias superiores. De hecho, se calcula que la lumbalgia afecta a más de la mitad de la población adulta cada año y más del 10% de todas las personas presenta episodios frecuentes de lumbalgia.

El riesgo de sufrir lesiones y dolor en la zona lumbar se debe al hecho de que esta zona, como el cuello, es una parte muy inestable de la columna, a diferencia de la columna dorsal, que está sostenida y estabilizada por la caja torácica.

Siempre y cuando esté sana y funcione correctamente, la zona lumbar puede soportar fuerzas enormes sin sufrir lesiones. Los atletas pueden levantar grandes pesos sin lesionarse. Sin embargo, si la zona lumbar no está ajustada o los músculos que la sostienen se han debilitado, cualquier movimiento inocente puede provocar una lesión en la zona. Es importante tomarse en serio la lumbalgia y recurrir al tratamiento quiropráctico.

Tratar la lumbalgia con la quiropráctica

El tratamiento quiropráctico para la lumbalgia es muy directo. Normalmente se trata simplemente de ajustar las vértebras lumbares inferiores y la pelvis para restablecer el movimiento y la posición normales de los huesos y las articulaciones.

La quiropráctica en la zona inferior de la espalda ha demostrado muchas veces que es el tratamiento más eficaz para la lumbalgia. De hecho, los principales estudios han demostrado que la quiropráctica es más eficaz, más barata y tiene mejores resultados a largo plazo que cualquier otro tratamiento. Esto tiene sentido, ya que la quiropráctica es el único método de tratamiento que sirve para restablecer el movimiento y la posición normales de las vértebras de la columna.