Pinzamiento de un nervio

Cuando un nervio se “pinza”, la lesión, la contractura y la inflamación de los músculos cercanos hacen que el nervio se comprima, lo que se traduce en dolor.

El término “nervio pinzado” es una expresión genérica que se utiliza a menudo para describir el dolor relacionado con una serie de trastornos, que van desde subluxaciones hasta dolor referido de los nudos musculares, pasando por síndromes del túnel.

La mayoría de las veces, lo que llamamos un nervio pinzado es en realidad un nervio irritado o inflamado que no está realmente pinzado. En la mayoría de casos, los nervios se irritan y se inflaman cuando los huesos, las articulaciones o los músculos de la columna no se encuentran en la posición correcta o no se mueven como deberían. Esta afección se llama “subluxación”, y su tratamiento es la especialidad del médico quiropráctico.

Hay casos en los que los nervios realmente se “pinzan”, como en el síndrome del túnel carpiano, la ciática y el síndrome de la abertura torácica superior. En todos estos casos, la lesión, la contractura o la inflamación de los músculos y del tejido conjuntivo de alrededor hace que el nervio se comprima, lo que se traduce en dolor. Estas afecciones se denominan “síndromes del túnel”. Tratar los síndromes del túnel es más complejo que tratar una simple subluxación vertebral, pero suelen responder muy bien al tratamiento quiropráctico.

Los nudos musculares son nudos muy fuertes que se forman cuando los músculos sufren una sobrecarga o una lesión crónica, y se manifiestan como pinchazos o escozor. Los nudos musculares provocan habitualmente un dolor que se irradia a otras partes del cuerpo, lo que se conoce también como dolor referido. Para tratar con éxito los nudos musculares a menudo es necesario recurrir a la quiropráctica. 
Es muy importante que se diagnostique correctamente la causa de cualquier forma de dolor. Esto resulta especialmente importante cuando los nervios están afectados, ya que la irritación o la compresión grave o de lar duración de un nervio puede provocarle un daño permanente. Si le han dicho que tiene un “nervio pinzado” es muy importante que busque la atención profesional de un médico quiropráctico tan pronto como sea posible.