La quiropráctica en la actualidad

La quiropráctica ha ido evolucionando con el tiempo y el procedimiento que se sigue hoy se puede detallar con tres aspectos:

Tenemos en cuenta todos los aspectos

Como otros profesionales de la salud, seguimos una rutina habitual para obtener información acerca del paciente. Consultamos, revisamos la historia clínica del caso, llevamos a cabo un examen físico y es posible que pidamos análisis de laboratorio o radiografías. Los médicos quiroprácticos también llevan a cabo un análisis minucioso de la estructura del paciente y prestan una atención especial a la columna. También le preguntamos por su vida: ¿Come bien? ¿Hace ejercicio? ¿Cómo gestiona el estrés? ¿Tiene hijos? ¿En qué trabaja? , etc.

Buscamos el origen del problema

Con toda esta información se hace un diagnóstico. En el diagnóstico se incluye el motivo probable del dolor o el malestar. Es importante tener en cuenta que los quiroprácticos buscan el origen de la enfermedad con el fin de eliminarlo, no tratan simplemente los síntomas. Del mismo modo, si la migraña que ha tenido toda la semana se debe a una vértebra mal alineada y un nervio irritado, ¿seguirá tomando analgésicos indefinidamente, o volverá a alinear la vértebra para evitar el dolor?

Solucionamos el origen del problema

Los quiroprácticos tienen un término para las desalineaciones: subluxaciones. Una subluxación vertebral es una desalineación de los huesos que protegen la médula espinal. La gravedad de la subluxación puede variar, y existen una serie de factores que pueden contribuir de tipo físico, emocional, psicológico o químico. La subluxación puede estar causada por diversos incidentes, desde traumatismos obstétricos hasta la simple repetición o la sobrecarga, pasando por un accidente de coche.